Capítulo I (storyboard y fondos)







He aquí el storyboard del primer capítulo del cortometraje que, de no modificarse su encadenamiento con los capítulos venideros, ocurriría inmediatamente después de la secuecia de presentación. Esta es una revisión del storyboard que presenté anteriormente, agregando alguna que otra escena y una serie de planos que a mi parecer definen un poco mejor al personaje de este segmento y el propósito de los peregrinos con los pilares.

A continuación, algunos de los fondos relativos a esta porción del corometraje que pinté durante estos días:


















Método

Dejo acá el link de la entrega del método de mi proyecto:

De lo más 'X' a lo menos 'X'

01- Daniel Melero - "Tenés"
02- Docteur Nico - "Exhibition Dechaud"
03- 33
04- Ramón Ayala - "El Mensú"
05- James Ray - "Got my mind set on you"
06- Doc Severinsen - Flamingo
07- Steve Hackett - "The air conditioner nightmare"
08-  誰もいない
09- Jonathan Richman - "Affection"
10- Robert Wyatt - "The sight of wind"
11- "Two friends looking out at sea"
12- Steve Reich - "Sextet: 5th movement"
13- Isao Tomita - "A night on Bare Mountain"
14- Alvin Curran - "29.20"

Una apreciación auditiva del mundo


Tanto "The Danish Poet" como "Wild Life" poseen la similitud de segmentar su sonido en tres planos sonoros de muy fácil distinción: En primer plano hay la voz de un narrador, en segundo música y en tercer lugar ambiente. Y si bien "The Danish Poet" hace un muy buen empleo de esta dinámica, poniendo música en el plano de la voz cuando el narrador se ausenta y usando efectos sonoros para resaltar elementos específicos de la animación, "Wild Life" no teme dejar baches de aparente silencio donde ni una voz ni una melodía existen, sólo el sutil arrullo de un pastizal ondeándose o el aullido de las nubes silenciadas por la lejanía.
A su vez quiero traer a colación el tratamiento sonoro de “La Tortue Rouge” de Michael Dudok de Wit, dado que si bien tiene un uso del sonido ambiental similar al de “Wild Life”, siento que su aproximación a la universalidad del lenguaje mudo de esta película tiene bastante que ver con las intenciones sonoras de mi corto (y temáticas, aunque eso es para otro posteo).
En “La Tortue Rouge”, hay una coexistencia encantadora entre los personajes, los paisajes y la presencia casi constante, aunque también sutil, del sonido ambiental que los enmarca. Sin embargo, en momentos muy específicos (durante los sueños que el personaje principal experimenta al caer la noche), el código sonoro se transforma al desatarse melodías que deliberadamente procuran elevar el espíritu, justificándose con el carácter onírico de las imágenes representadas. A continuación, un video con algunas de las escenas de la película a las que hago mención:


Si bien el segmento de animación que realicé para la presentación de mi proyecto emplea una música muy poco sutil que apela demasiado a la exaltación de los sentidos, asemejándolo más a la introducción de un videojuego que te prepara para que intervengas en el mundo que se te presenta (y si bien aclaré que no era mi intención usar ese tratamiento sonoro para nada, sólo que era un parche momentáneo para cubrir durante la presentación la ausencia absoluta de un diseño de sonido propio), pretendo que mi corto tenga en su mayoría un tratamiento sonoro que recaiga más en la presencia auditiva de los escenarios, pero de surgir la oportunidad poder a su vez permitirme insertar elementos musicales solo en aquellos momentos en que el código narrativo y estético de mi proyecto lo justifiquen.

Nueva secuencia de animación y reflexiones de un pitch lamentable (¡y más referencias!)


Habiendo trabajado otra semana casi al completo servicio de otra secuencia de animación (más específicamente en el diseño de los fondos y el rigueo de las nuevas y mejoradas versiones de los personajes) decidí posponer la logística de como presentar mi proyecto para uno o dos días antes de llegado el caso. No obstante, durante el ensamble de la animación que hoy posteo en el blog, por cuestiones de índole técnico y la aparición desconocimientos propios de como realizar tal o cual efecto deseado pasé de largo al día del pitch sin dormir intentando resolver estos enigmas. Si bien el video pareció gustar, una de las dos neuronas que aún me daban oxígeno esa tarde tuvo la titánica tarea de presentar el proyecto con balbuceos somnolientos que no reflejaban con honestidad mis intenciones e imágenes que a falta de un mejor ánimo databan de clases pasadas, empalideciendo con las presentaciones mucho más congruentes de otros compañeros.

La crítica que recibí es que no coexisten del todo el estilo de los fondos con el estilo de los personajes. En lo personal coincido en el hecho de que me gustaría que los fondos fueran aún más un "¡faaaa, que zarpado!" y que el solo hecho de que el pasto de una región de mi mundo sea azul no es suficiente.

Es así que traigo dos nuevas referencias referidas a este punto en concreto. Creo que quiero que mi corto tenga más la onda del primer referente que del segundo, pero no está de más traer a la mesa cosas que igual puedan servir a su modo.


Laisonas Vytautas










Este pintor lituano trabaja con una temática visual que a mi me encantaría explorar en cierta forma que es el de ciudades, pueblos y otros asentamientos erigidos sobre los márgenes de geografías imposibles que no respetan lógicas de pragmatismo alguno. Su estilo parece salido de las páginas de viejos libros ilustrados (estilos y colores por los que siento una especial predilección) y sin embargo el insólito tratamiento que le da a sus paisajes le infiere un aire especial.

Roger Dean










El estilo de Roger Dean tiene ese toque de ciencia ficción comiquero en la onda de Moebius (a quien usé de referencia anteriormente) que le permite crear paisajes y unas combinaciones de colores fantásticas. De su estilo me gusta este juego de emplear colores muy intensos contrapuestos con escenarios dominados por la calma. Pero a su vez de sus mundos se desprende una noción sumamente 'alienígena' que no sé si quiero abordar como tal en mi proyecto.